GNOME VS KDE

GNOME VS KDE

Ante todo quiero dejar muy claro que la intención de este artículo no es que nadie se rompa la cara. No lo hacemos con temas tan importantes y sublimes como la crisis económica y la corrupción, que es el pan de cada día desafortunadamente, pues no lo vamos a hacer por algo que al fin y al cabo, y en la mayoría de los casos, pertenece al mundo del entretenimiento, y en otros a la relación laboral, claro.

Sea como fuere, los tiempos van cambiando y no podemos hablar en estos momentos sobre KDE y GNOME como se hablaba hace escasamente 5 años atrás, he de decir, por suerte.

También informo que esta entrada es dirigida en especial para los usuarios nóveles en GNU/Linux más que a los experimentados pues estos últimos conocen muy a fondo esta rivalidad que siempre hubo entre estos dos escritorios.

Empecemos haciendo un poco de historia..

¿EL HUEVO O LA GALLINA?

Quizás alguno se pregunte ¿cuál de los dos escritorios es más antiguo? KDE. Este entorno nació el 14 de octubre del año 1996 y fue creado por el alemán Matthias Ettrich.

GNOME fue desarrollado casi 3 años después, el 3 de marzo de 1999 por los mexicanos  Miguel de Icaza y Federico Mena.

En realidad, de los escritorios (libres) que siguen actualmente en desarrollo, KDE es el más antiguo junto a XFCE, creado en el mismo año.

¿QUE ASPECTO TENÍAN?

Tanto KDE en 1996 como GNOME en el 1999 tenían un aspecto muy espartano. KDE se inspiró al igual que XFCE en el escritorio para UNIX, CDE.

Common_Desktop_Environment-768x576

Las diferencias visuales venían marcadas por el tipo de librerías que estaban hechos tanto un escritorio como otro. GNOME tomó el toolkit GTK que usaba el editor de imágenes GIMP y KDE las librerías QT de la empresa noruega Trolltech.

Como puedes observar en las imágenes, GNOME se parecía bastante más a CDE que KDE y ambos distan mucho a lo que son hoy en día.

LIBRE QUIERO SER..

Hasta aquí todo bien, pero ¿aparte de las dos distintas interfaces con diferentes tipos de librerías, que más había de por medio?

Algo que marcó una historia que duró hasta el año 2001 pero que se extendió mucho tiempo después.

Cuando Icaza y Mena crearon GNOME tenían muy claro el tipo de licencia que iba a tener. Los mexicanos abrazaron la GPL. Mientras, las bibliotecas que pertenecían a Trolltech eran privativas. ¿Que quiere decir esto? Es sencillo, el escritorio KDE, estaba construido con QT y éstas tenían licencia privativa. Trolltech se guardaba un as en la manga.

*Quiero que recuerdes estas líneas porque son la explicación de algo que ocurriría tiempo después.

GNOME, KDE, ¿CON CUAL ME QUEDO?

KDE era muy popular hasta la aparición de GNOME. Hasta el mismísimo Linus Torvalds presumía de usar este escritorio. De hecho su distribución favorita siempre fue Fedora. Pero.. las cosas cambiaron. Poco antes de la irrupción de Ubuntu en el panorama gnulinuxero, GNOME se fue popularizando de tal modo que absorbió casi por completo el uso del escritorio KDE. El caso es que visualmente KDE le sacaba ventaja a GNOME años luz, además de rapidez. Entonces ¿que es lo que ocurrió para que un entorno tan espartano como GNOME fagocitara a KDE?

La respuesta es la explicación que di arriba. Las distribuciones GNU/Linux alrededor del año 2000 se multiplicaban y no se fiaban de un escritorio cuyas librerías eran privativas. Estamos hablando sobre unos sistemas operativos que se basaban y se basan en un núcleo y software libre, por tanto, de entrada había un rechazo a un escritorio con licencia no-libre. La FSF no estaba nada feliz con ello.

De todas formas poco después del año 2000 Trolltech anuncia que las librerías con las cuales se construye KDE quedaban totalmente liberadas bajo la licencia GPL. Ahora sí, GNOME y KDE estaban a la par en cuanto a compartir la misma licencia libre pero.. ya era demasiado tarde. Las nuevas distros, sobre todo la que más se extendió, Ubuntu, estrenaban su aparición en el mundo de GNU/Linux con GNOME por defecto. KDE arrastraba antipatía y algo similar a un maleficio dentro de la comunidad de software libre. Habían algunas distribuciones que instalaba KDE por defecto, pero eran muy pocas, prácticamente todas lo hacían con GNOME 2.

Mandriva2010gnomeone
Mandriva-One-2008-KDE-1080x675

LARGOS AÑOS DE FLAMES

Desde la aparición de Ubuntu en el año 2004 con su flamante GNOME 2 la red se convirtió en un verdadero campo de batalla entre defensores de GNOME y KDE. Los foros y blogs, incluido este, bullían de acaloradas discusiones donde abundaban insultos por doquier y a menudo se jugaba sucio. Se decía a los nuevos usuarios que se interesaban por KDE 3 que éste era privativo y los de KDE que GNOME era volver a las cavernas. Una guerra sin cuartel para nada. Las distribuciones seguían instalando GNOME por defecto, y eran muchas, desde Ubuntu a Debian pasando por Red Hat. Era el soberano absoluto.

Y para afianzar más este dominio apareció una nueva versión, muy esperada de KDE. En enero del año 2008 entra en escena KDE 4 y digo que GNOME rentabilizó mucho esta novedad porque ese estreno no pudo ser más desastroso. Como atractivo lo era, mucho pero con decenas de fallos, errores imperdonables, como la pérdida de la interfaz gráfica, del panel, bloqueos y un consumo de RAM alarmante. La liberación de KDE 4 fue tan precipitada que daba la impresión de ser una versión pre-alfa. Todo un despropósito. Linus Torvalds, hasta entonces usuario de KDE tiró la toalla y se pasó a GNOME. Sí, ¿Brutus, tú también?

KDE 4 fue más estable a partir del punto 4.5 y fiable hasta 4.8. Tuvieron que pasar varios años para ello y aunque ya se podía trabajar con este escritorio, pecaba de muy pesado y seguía devorando la memoria RAM.

Por tanto, GNOME continuaba reinando en los escritorios de la inmensa mayoría de las distribuciones GNU/Linux. Pero, ¿que había de cierto en lo que se decía en las batallas verbales entre partidarios de GNOME y KDE? Mitos, pero en los mitos suelen haber rasgos de realidad. Aquí algunas verdades:

  • GNOME era más estable. Cierto, si lo comparamos con KDE 4.
  • GNOME consumía menos recursos del sistema. Cierto también.
  • KDE era más buggy; cierto.
  • GNOME ha sido más fácil de usar; cierto, KDE siempre tuvo tantas configuraciones que era mareante y sobrecargado de opciones.
  • GNOME era más feo. Cierto, KDE ha sobresalido siempre en ese aspecto.
  • KDE tenía más software; cierto.
  • Las aplicaciones se integraban mejor en KDE que en GNOME, cierto.

Hay un sinfín de datos que equilibran la balanza de un lado a otro a lo largo de los años.

LA EVOLUCIÓN

Como una competición draconiana con el duro enemigo del tiempo, ambos escritorios tomaron rumbos distintos. Ubuntu, en su afán por la renovación, apartó GNOME e impuso un nuevo entorno de escritorio diseñado con un suave toque de Mac llamado Unity. A su vez, GNOME evolucionó en un nuevo trabajo radicalmente distinto a su versión 2.0. Nació GNOME-SHELL, o GNOME 3 con un escritorio impresionante y revolucionario. Carecía del típico menú lanzador y en su lugar había un enlace denominado Actividades que al ser presionado aparecía una hermosa pantalla con las aplicaciones listadas al estilo de Mac OS. Además se introdujo un dock a la izquierda con los programas favoritos a elección del usuario. A su vez se abandonaba GNOME 2 pero el proyecto sería bifurcado más tarde para crear de sus cenizas Mate.

Paralelamente, en el año 2014, KDE se revitaliza y se convierte en Plasma KDE. Si KDE 4 fue un despropósito, Plasma 5 fue todo un acierto, ¿por qué? Empezando por el aspecto, pomposo y sobrecargado de KDE 4, en su versión 5 cambia radicalmente. Con un escritorio simple, muy modesto, resalta su liviandad. El menú y el panel, siempre en su sitio tradicional, al estilo Windows pero con un look sencillo a la vez que impresionante porque detrás del aspecto inocente se halla el poderoso escritorio de siempre.

Tradicionalmente GNOME sacó ventaja desde un principio por ser reconocido por la FSF y por su estabilidad. En aquellos momentos KDE se afanó más por su apariencia que por la estabilidad de su escritorio.

Así que tanto un escritorio como otro han evolucionado de manera sorprendente.

¿Y LA BATALLA FINAL ES..?

Desde la aparición de Plasma KDE, ha vuelto a resurgir de las tinieblas que el tiempo y el mal hacer le condenaron, y hoy en día es un escritorio que meritoriamente está tomando puestos muy altos dentro de la fervorosa comunidad gnulinuxera. GNOME sigue siendo el entorno preferido por la mayoría de distribuciones, pero ya no reina tan absolutamente en los escritorios de los usuarios. La efervescencia de Plasma, la insistencia de Unity, la impetuosidad de Cinnamon y persistencia de XFCE han minado el dominio absoluto de GNOME. Pero reconozcámoslo, ha sido la diversificación y la fragmentación lo que han llevado a esta situación de flaqueza.

¿Cual es la batalla final entre GNOME y KDE? El final debería ser este. De hecho la guerra jamás debería haberse iniciado. No hay escritorio mejor que otro como no hay distribuciones mejores que otras. Es una disyuntiva a priori derrotada porque al igual que no hay dos personas iguales, no hay necesidades absolutas y todo se reduce al gusto y esa propia necesidad.

Por ello, no te envuelvas en discusiones absurdas. Recuerda aquello de que lo que es bueno para ti quizás no lo sea para mi o viceversa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *